Saltar al contenido

Viajes

Posts de viajes en general

Viaje por Irlanda-Escocia-Inglaterra

null

Desde que me fui de Irlanda tenía pendiente el hacer una escapada a Edimburgo con mis amigos Pablo y Javi en el mes de Agosto para ver el festival. Y la semana pasado cumplimos nuestra amenaza.

Pase unas divertidas horas reencontrandome con gente en Dublín. Aunque no salimos por ahí esa noche, bien hecho porque al día siguiente volábamos a las 6 de la mañana y si llegamos a salir hubieramos sido infraseres. De buena mañana estábamos en Edimburgo, donde tras dejar las mochilas en el albergue nos fuimos a desayunar. Y ahí es donde hice la única foto de todo el viaje, la que véis arriba.

Lo que me pasa a mi con las fotos es que si estoy inspirado o con ganas puedo hacer 500 por día, pero si no, me cuesta una barbaridad y eso me sucedió que no no me apetecía hacer fotos en este viaje.

Estuvimos 3 días completos por Edimburgo, donde salimos por ahí, vimos cosas, dormimos siestas, reímos mucho y nos contábamos muchas cosas que teníamos pendientes. Nos encontramos también con Marcel que andaba de viaje con otros googlers y en algunos puntos del viaje nuestros caminos se unieron.

Leer más »Viaje por Irlanda-Escocia-Inglaterra

Viaje por Turquía, Día 1, Estambul

Aunque ya os tengo acostumbrados a abandonaros sin piedad sin decir ni pio, he de decir que esta vez mi silencio fue debido a que estaba de viaje y no tenía mucha conexión con ordenadores ni ganas que tenía de tenerla vamos… Mi viaje fue por Turquía, producto de una oferta y pensamiento locos, la oferta de Iberia y el pensamiento de mi amigo Sebas y yo. En definitiva nos plantamos tras charlarlo un rato con un vuelo Madrid – Estambul por 77 euros y 9 días por delante, nada mal la cifra. Os voy a ir contando día a día el viaje con las fotos de cada cosa, espero que disfrutéis al menos la una pequeña parte de lo que yo lo hice creando estas anecdotas.

Llegamos un viernes a las 11 de la noche de la hora local, sin tener mucha idea de como llegar hasta nuestro destino, un albergue elegido un poco al tun tun donde pasaríamos las dos primeras noches. Decidimos finalmente decantarnos por la opción más barata, el metro, que nos supondría un coste de 4,5 liras, osea unos dos euros y pico, ni tan mal… Además como viajamos bastante ligeros de equipaje (sólamente una mochila de mano) pues no teníamos problema.

Al principio todo salió a pedir de boca, compramos nuestros jetones (unas fichitas con las que entrar al metro) y para allá fuimos, hicimos nuestro primer transbordo sin problemas, pero a mitad de nuestro trayecto un hombre entro dijo algo y todo el mundo se bajó, nos quedamos con caras de perplejos y nos hizo un gesto dando a entender que hasta ahí habíamos llegado que el metro había terminado. Así que tuvimos que bajarnos sin tener mucha idea de donde estábamos.

Decidimos rápido lo que teníamos que hacer, lo primero comer un kebab que ya hay hambre y ganas 😉 Ni cortos ni perezosos buscamos uno pero todos estaban o cerrados o cerrando, finalmente nos vendieron uno realmente grande y realmente frio en una tienda y nos aplicaron el impuesto revolucionario guiri. Este impuesto es como denominábamos cuando nos cobraban de más y claramente era por ser, pero lo cierto es que poco se podía hacer, por suerte aprendimos a eviarlo un poco y a convivir con el, puesto que como veréis nos lo aplicarán en numerosas ocasiones.

Tras el kebab paseamos un poco siguiendo la línea del tranvía y nos sorprendimos al llegar hasta Sultanahmed, aunque en su momento no sabíamos que era eso, y ver desde ahí las mezquitas iluminadas y con las gaviotas volando encima de ellas, nos sentíamos como en la película de Aladdin. Decidimos montarnos en un taxi puesto que claramente iba a ser una matada llegar a pie hasta nuestro albergue eran como 10 paradas de tranvia y después teníamos que coger un funicular.

En el taxi sufrimos nuestro segundo impuesto revolucionario y probablemente el mayor. En un trayecto en el que contaban en las guías y demás no nos debían de haber cobrado más de 20 liras (10 euros) nos cobrarón 41 liras. A estas alturas llevábamos dos cosas compradas y dos impuestos revolucionarios pagados, por lo que decidimos que debíamos ponernos un poco más alerta si no queríamos que nos saliera realmente caro el viaje.

Al llegar al albergue vimos que no estaba del todo mal, pero lo cierto es que nos esperábamos algo mejor. Una cosa si era cierta, la localización era inmejorable, de hecho demasiado buena. Se encuentraba en pleno centro de marcha y esto hacía que tuviera un ruido ensordecedor. Una cosa buena que tenía era una terraza en la azotea donde echamos unas buenas partidas de backgammon, el juego nacional, o como lo llaman ahí la tavla. Después nos fuimos a dar una vuelta por el animado barrio y a dormir sin demasiado exito entre el calor, las luces y los ruidos. Esta es nuestra habitación por la mañana, es lo mismo que vi yo al despertar:

Turquia_dia1_01_albergue

Leer más »Viaje por Turquía, Día 1, Estambul

Vida y obra de un pasaporte 2004 – 2009

pasaporte

La semana pasada fui a renovar mi pasaporte y al ir a echarme la mano al bolsillo para pagar los eurillos pertinentes me encontré con esta carta manuscrita, os la transcribo:

Querido Rodrigo:

Soy tu pasaporte, juntos hemos pasado buenos momentos y me gustaría rememorarlos antes de que acabe mi ciclo de vida de 5 años, encantó disfrutar de este tiempo viajando contigo. Sin más te cuento las cosas conforme a yo las recuerdo:

Cuando nací hacía mucho calor, era Madrid en Agosto, me necesitabas para hacer un viaje por Japón, todavía recuerdo tu ilusión por este viaje. Me contaste que estuviste ahorrando durante un año todo tu dinero e incluso fuiste durante un mes a clases de japonés para poder defenderte mejor. La primera vez que me utilizaste fue para comprar el billete del Japan Rail Pass, si ese billete con el cual podías coger durante una semana todos los trenes en Japón. En Septiembre recuerdo perfectamente que me mirabas mucho y un día me metiste en un bolsillo y no dejabas de sacarme de vez en comprobando que no hubiera saltado de tu bolsillo. Tras unas cuantas horas de nervios dentro de un agobiante avión donde hicimos lo posible por hacer pasar el tiempo lo más rápido posible.

Una vez en Tokyo con un poco de nervios perdi la virginidad, sin muchas preguntas me pusieron una pegatina con un código y me graparon un papel a modo de piercing, que desilusión me esperaba un sello de tinta. Luego decidiste que para que no me perdiera era mejor no andar paseando conmigo por ahí, así que me dejaste en la maleta, en casa. Mal hecho porque ese día tuviste que dar explicaciones a un policía. Con más tristeza volvimos para España.

Allí me dejaste aparcado un tiempo, es verdad que me llevabas a tus viajes por Italia, Alemania, Reino Unido… pero siempre era un segundo plato, siempre tenías al señor DNI más pequeño y manejable, maldito… Pero al cabo del tiempo llego mi momento, un viaje donde el no podía llevarte, a Sudamérica!

De momento volvieron los nervios, el comprobarme que estaba todo en regla y demás. Una noche me chaste en el bolsillo y salimos para el aeropuerto con destino a Buenos Aires, tras una noche de más debido al overbooking y con 600 euros más gracias a la indemnización fuimos para allá, esta vez con menos nervios y es que la experiencia es un grado. Nos preguntaron mucho menos al llegar a Buenos Aires, casi automáticamente nos pusieron un sello, si, por fin! un sello de tinta! A partir de aquí comenzó un periplo por todo Argentina donde siempre me llevabas muy cerca, era uno de tus bienes más preciados. Al día siguiente me llevastéis a Iguazú, donde me necesitasteis para cruzar al lado Brasileiro, fue rápido pero muy bonito, ¿verdad?. Tras un par de semanas o así recorriendo por tierra Argentina llegamos a la frontera con Chile. Allí te revisaron tu mochila y no tenías nada sospechoso, no así tu primo que tenía algo ilegal… una manzana! Tras pagar la consiguiente multa con la cual hubieráis cenado los tres y con el sello ya puesto en mi, continuamos el viaje con 1 hora de retraso por el incidente.

Luego me llevastéis a la montaña a caminar por ahí en busqueda de los glaciares. Aun recuerdo cuando me olvidaste dentro de unos pantalones fuera de la tienda, se tiro toda la noche lloviendo y con un viento infernal. Por suerte pude agarrarme fuerte y no volarme, pero estaba totalmente calado. Tras todo el día secándome consegui un estado aceptable, de hecho mucho mejor de lo que podría esperarse. Después volvimos a Argentina para ir a la Isla de Fuego, Usuaia, wow! aquello fue increíble. Allí me volviste a necesitar para coger un vuelo a Buenos Aires y a los dos días volver a España.

Después de esto me volviste a tener de segundo plato, hiciste muchos vuelos entre Dublín y Madrid pero solo era un acompañante de seguridad, de nuevo el DNI fue tu amigo. Por eso decidí huir, no soportaba la idea de que me quedaban menos de 3 meses de vida y por tanto era inservible, decidí escabullirme entre tus cosas de la mudanza, me encontrarás algún día tras un tiempo, un cadaver perfectamente conservado al que mirarás con cariño.

Mi nuevo sustituto parece que tendrá mucho trabajo, esta semana a Turquía y en Septiembre para Japón, parece que dentro de 5 años el también tendrá muchas que contar, una lástima no poder estar aquí para vivirlas contigo. Fue genial pasar estos años contigo Rodrigo, no me olvides, yo siempre fui y seré tu primer Pasaporte.

Un abrazo.

Wow, me ha dejado de piedra 😉

Visita de Sebas y viaje por Galway I

Que mejor forma de retomar el blog como antes que escribiendo sobre un viaje con el antiguo estilo. Y este viaje con dos clásicos en mis viajes Sebas y Hiroko, dos personas con los que ya había viajado mucho pero no con los dos al mismo tiempo.

Antes de ir a Galway estuve un poco con Sebas por Dublín y el estuvo por su cuenta disfrutando un poco juntos de la ciudad y acompañados también de Juanjo. El viernes conseguimos meternos no demasiado tarde en la cama ya que el Sábado comenzaba la aventura un interesante viaje de un fin de semana por delante con unos cuantos kilometros de por medio.

Lo primero fue ir a por el coche de alquiler que no fue algo tan sencillo como pudiera parecer a primera vista tuvimos que esperar un buen rato, soportar que se nos colara un listillo… en fin trás un rato estabamos montados en nuestro super Ford Fiesta que nos dio un mágnifico resultado todo el viaje. Aquí una fotillo en el coche:

Viaje

Y otra con Hiro y Sebas al lado:

Viaje

A Galway llegamos bastante rápido, nos encontramos con que era una ciudad bastante grande que no nos interesaba demasiado (buscábamos la Irlanda más profunda). Así que decidimos continuar camino por la costa y ya buscar por el camino un Bed & Breakfast donde hacer noche. Hasta aquí el camino había sido todo autopista, muy cómodo pero nada interesante. Desde aquí todo el viaje por carreteruchas pero con muchas cosas interesantes. Eso sí casi todo el rato con un tiempo de perros. En un momento vimos un desvió a un aeropuerto y nos llamó la atención, allí fuimos y nos encontramos con esto:

Viaje

Era un hangar con un par de avionetas que cubrían el trayecto a las islas. Lo cierto es que no era gran cosa pero nos esperabamos menos, quizá un irlandés con una avión al lado sentado en una silla plegable al lado fumando tabaco de liar y esperando a que algún turista llegará a pedirle un viaje. Pero se ve que no… hemos visto demasiadas películas.

El paisaje era como medio desértico por ahí, por lo visto la calidad del suelo no es muy buena y solo permite creces hierbajos chungos, pero es algo curioso de ver, a mi me encantó esta parte del viaje lo disfruté mucho.

Sin darnos mucha cuenta terminamos llegando a donde queríamos que era Clifden un pueblecito costero que en verano se llena de turistas pero que en pleno Noviembre estaba solo habitado por los autóctonos. La suerte o el destino nos guiaron a un B&B realmente barato (20 euros menos del precio ideal que queríamos conseguir) y donde nos trataron extraordinariamente, fue genial. La habitaciones estaban muy bien. Yo aproveche a conectarme con la 3G y tuve que currar un poquito… pero bueno, no más allá de una comprobación de 5 minutos.

Viaje

Ahora se nos planteaba un problema, estabamos cansados, eran las 6 de la tarde y era totalmente de noche. Si no hacíamos algo corríamos el riesgo de quedarnos dormidos a las 8 de la tarde! Dedicamos un rato a bajarnos música típica irlandesa para escuchar al dia siguiente en el viaje. Y luego bajamos un capítulo de Father Ted, una serie de unos curas irlandeses que esta ambientada en la zona y… bueno esta serie se merece en algún momento su propio post. Trás haber hecho un poco de tiempo sobre las 8 nos encaminamos al pub donde nos dijeron que servían la mejor comida del pueblo. Y no creo que fuera el lugar más barato, pero desde luego si sería lo más rico, que cosas más ricas:

Viaje

Un fish and chips con un rebozado especial, estaba más bueno que un fish and chips normal.

Viaje

Hiroko pidió una especie de estofado de carne y verduras:

Viaje

Y yo una lubina que eso si que era increíble, de verdad de lo mejor que he comido desde que he pisado esta isla… aún al recordarlo se me cae la baba… (Si probablemente por eso tenía esa cara en la foto)

Viaje

Trás esto volvimos a «casa», Hiroko se dio una ducha y se metió en la cama y nosotros a eso de las 11 nos encaminamos al pub, donde nos tomamos unas pintas, escuchamos música tradicional en directo, vimos la fauna local y nos reímos mucho, un gran pueblo y con un ambiente nocturno escepcional Clifden y eso que estabamos en temporada bajísima!

Tras esto nos fuimos a la cama que queríamos hacer mucho al día siguiente. Y bueno, en el siguiente post os contaré las cosas acaecidas en el día siguiente 🙂

Cena ultrapija en Escocia

Bueno que abandonaete que tengo esto… voy a intentar retomarlo, con actuaciones semanales al menos 3 por semana… que creo que no es mal ritmo. La cuestión es que cosas no me faltan precisamente por contar, me ha pasado y he hecho un poco de todo (sin pensar mal eh…)

Bueno empiezo por esta pues… porque me mola, me parece graciosa no por cronología importancia en mi vida ni por nada en especial, solo porque me apetece 😛

Resulta que la semana después de fin de año me fui con mi familia a Edimburgo a ver a mi tia que vive allí y celebrar su cumple con ella. Pues nada, un día nos invitó a cenar a un sitio… y que sitio! tremendo! Como siempre os lo cuento como a mí me gusta con fotitos.

kilt

El lugar era una especie de palacete/castillo y la entrada estaba flanqueada por un escoces con su kilt y tal muy bien puestecito y educado.

vino

Dentro mientras tomábamos las copas elegíamos el menú y el vino, y atención al precio de un vino (2500 LIBRAS!!!!), esto son algo menos de 4mil euros :S por una botella de vino.

Ajedrez

Mientras esperabamos mi hermana y yo echamos una partidita de ajedres, ahi en lugar señorial rodeados de tapices y muebles antiguos, el mismo ajedrez era una antiguedad de madera.

salon

El salón donde cenamos… como podéis ver no estaba NADA mal.

Aperitivo

Nos pusieron un mini aperitivo de estos ultra-canijo, mega fashión que se te engancha en la muela y ya no saboreas… pero vamos tuve suerte no se me engancho y estaba bien rico.

Mientras ibamos comiendo (no se porque no tenemos fotos de la comida… bueno si… porque estabamos zampando a saco), bueno eso que mientras ibamos comiendo pasamos por el baño y bueno bueno… mejor verlo:

Baño de chicos

Este era el de chicos

Baño de chicas

Y este era el de chicas

Después llegaron los postres que estaban riquisimos y eran tan bonitos que si que pudimos hacerles unas fotillos:

Postre de chocolate

Postre de milhoja

Luego estuve jugando un poco con mis nuevas cartas que me compré por un precio excepcional… no no juego al poker es por otra cosa

Cartas de poker

Y eso fue la cena… luego unos padres pestuzos que llevar a casa… regalitos para mi tia… y a la camita!

Ya os contaré más cositas de este viaje 😀