Una noche Tokyota

Es por la tarde, me encuentro desbordado por examenes y agobios pero mis amigos me ofrecen salir a que me de un poco el aire e incluso vienen a mi barrio para que no tenga excusa. dada esta situación es dificil decir que no. Con la cámara al hombro salgo a su encuentro y lo que iba a ser tomar una cerveza se convirtió en una noche memorable. Mis amigos consiguieron arrancarme un torrente de carcajadas y una sonrisa constante. Estas son las fotos de la noche:




















Con las mismas me recogí relativamente temprano que al día siguiente tenía que continuar con los estudios. En el camino de vuelta a casa no conseguía quitarme la sonrisa bobalicona de la cara y es que siempre lo he dicho: si hay de algo de lo que desde luego no puedo quejarme en esta vida es de buenos amigos 🙂

Muchas gracias de corazón!