Vodafone: como perder un cliente de un modo absurdo

Hace ya mucho que me apetece contar esta historia por es de estas que podríamos catalogar de mear y no echar gota. Todo comenzó cuando vine de vivir en Irlanda, tenía un teléfono de España con mi número desde hace tiempo de prepago, el que usaba siempre que volvía por las Españas y tenía una blackberry libre que quería usar, pero no quería ni nuevo terminal ni mucho menos permanencia ya que a los 4 meses me venía para Japón. Tras hablar y mirar cosas con gente que a veces tenía menos idea de su trabajo de la que tenía yo tras investigar un par de días conseguí que vodafone me hiciera un contrato de voz con tarifa de datos de Blackberry sin permanencia.

No hablaré aquí de los problemas que tuve para dar de alta el servicio por culpa de gente incompetente o de como no se como mi contrato estaba dado de alta a nombre de mi primo, el cual no tenía NINGUNA relación con este contrato y con el cual solo comparto el segundo apellido… Esto daría para otro artículo, para un Expediente X en realidad…

De lo que quiero hablar es de lo que ocurrió cuando volvía para Japón. Estaba en el coche acompañado por mi hermana, ibamos camino del aeropuerto, llamé a Vodafone para solicitarles que me cambiasen mi contrato a prepago, cancelando por el camino la tarifa de datos. Estaba preparado para que me contraofertaran con algo para que no me fuera y también para que me vinieran con tonterías de que esta a nombre de mi primo, incluso para que me dijeran que me iban a cobrar de mi cuenta de banco una cantidad de… no se 20 euros para hacerme una recarga automática en mi prepago. Todo esto cosas que hacía 5 meses no me habían hecho cuando hice el mismo proceso en mi tarjeta de teléfono irlandesa… pero bueno lo tenía asumido.

Lo que no tenía asumido es que la operadora me dijo que no podía pasar mi contrato a prepago porque tenía menos de 6 meses. Si concretamente 5, le contesté yo, pero por eso hice un contrato sin permanencia y en el cual indica explicitamente que puedo cancelarlo en cualquier momento. Esto es totalmente correcto, me replicó la operadora, lo que no puede usted es pasar su línea a prepago. Ácabose, le pregunté si entonces ellos preferían perder un cliente a que un contrato se pasase a prepago? Vale que mi consumo iba a bajar, pero es que dandome de baja no es que fuera a bajar es que directamente iba a desaparecer.

Y esta fue la historia de como perdí mi número de teléfono de tantos años, de como mi hermana mandó los papeles para darme de baja y de como no pienso volver a tener un contrato con estos señores que no tienen dos dedos de frente.