Y otra vez aqui…

Es curiosa la forma en que asociamos ideas y hechos. El dia que murio mi tio nevaba. Siempre me habian gustado los dias de nieve, cuando vives en un sitio donde es raro ver la nieve mas de un par de veces al año es normal que cuando lo haga sea motivo festivo. No obstante ese año en Irlanda la vimos mas de dos veces, fue un año de bastantes y abundantes nieves. Comenzaba por tanto a perder la gracia. No obstante dejo de tenerla por completo cuando me perdi el funeral y una ultima despedida en el tanatorio de mi tio.

Este año el escenario es distinto, estoy en Tokyo pero también esta siendo un año con mas nieve de lo normal. Ahora mismo sigue nevando y lleva haciéndolo durante algo mas de 15 horas. Como me paso aquella vez, esta vez con mas frio que ilusión y mas miedo al resbalon que ganas de pisar la nieve me fui para clase. Hoy tenia la presentación de clase que llevo tiempo preparando. Al final el esfuerzo merecio la penay me fue bastante bien, estoy muy satisfecho del resultado.

Al volver a mi sitio empece a mirar los mails que había recibido en el poco rato que había estado sin mirar el teléfono, bastantes emails porque se acerca el fin de semana y mis amigos ya están planeando que hacer, nada fuera de lo común. Pero si un mensaje, de esos no recibo tantísimos como emails asi que les suelo dar preferencia antes de los mails. Alli apareció un mensaje escueto, no creo que se pueda decir de otra forma, era mi padre y el mensaje decía La abuela se ha muerto.

Es raro leer esto en mitad de una clase, como ya me ha pasado otras veces mi primera reacción fue ninguna en absoluto tan solo el quedarte un poco helado, pero no mucho mas alla de si te dicen que mañana lloverá un monton… Las emociones no tardan en llegar y de repente te encuentras que no sabes cuanto tiempo te quedaste congelado en mitad de la clase. Resulta que estábamos dando nuestras opiniones sobre las presentaciones del resto de la clase y me tocaba hablar a mi. No se si conteste a la segunda a la tercera o a la quinta vez, pero seguro no era la primera porque todo el mundo me estaba mirando y preguntando si estaba bien. Suelo ser un tio alegre con los demás aunque no lo este ni yo, pero esta vez solo alcance a decir un de nuevo escueto mensaje, estoy bien, la presentación ha estado muy bien. Tacitamente todo el mundo reconoce que ese cambio de humor solo puede suponer una bipolaridad galopante o que acabas de recibir una mala noticia asi que la cosa continuo sin hablarse mas del asunto. Supongo que estamos todos en el mismo barco y en la misma situación y ninguno mejor que entre nosotros mismos somos capaces de comprender y saber manejar estas situaciones. Sin duda que me dejasen a mi aire fue la mejor de las opciones.

Despues me esforcé por poner atención al resto de la clase y de escuchar lo que decían de mi presentación. Nunca recibi un feedback tan positivo de ninguna presentación hecha hasta ahora y el hecho de haberla presentado a la vez que sin saberlo recibia ese mensaje hizo moverse algún engranaje dentro de mi corazón que no sabría ni explicar que es lo que fue. Despues de la clase me fui a comer tratando de calentar el cuerpo por fuera por dentro gracias a una sopita, pero sigo teniendo el alma fría. Y una vez mas los kilómetros me pesan una barabaridad que hoy parece insoportable.

El pensamiento mas aterrador mas alla de este es otro y es que no se que es peor que me haya pasado otra vez o que no vaya a ser la ultima…

Ultimamente este blog es mi valvula de escape y no se expresar mis sentimientos de otra forma mejor que escribiéndolos. Ademas quiero que esto sirva de homenaje a mi abuela Matilde que tras una vida larga y desde luego llena de experiencias y seguro con mejores y peores momentos hoy descansa en paz.

La foto es Cortegana, pueblo natal de mi abuela donde si que era raro que nevase y menos de esta forma. Al abrir mi disco duro es cuanto menos curioso que saliera la primera esa carpeta que es de antes del 2004.

Etiquetas: