Cagada monumental…

EDITO: Felizmente todo el tema parece que quedó solucionado sin problemas y todo tiró para alante… eso si el mal trago no me lo quito nadie. A partir de ahora a la hora de las entregas pongo más atención que los de LOST sacando la dinamita del barco

Escribo este post a las 2:30 de la mañana con un cabreo monumental conmigo mismo que no me deja dormir, pero no nos adelantemos, contemos las cosas en su orden.

Desde hace un par de semanas mi vida se ha visto reducida a cumplir entregas de la universidad y mientras seguir como podía el ritmo de las clases de la escuela tratando de que el hecho de que me acostasé a las 3 de la mañana el día que más temprano no penalizasé demasiado mis clases. El resultado ojeras y un poco humor de perros. La recompensa iba a ser que tras haberle dado duro desde Febrero al frente de estudio universitario y de idiomas conseguiría tener descanso con todo bien aprobadito en verano. El problema es que las prácticas finales eran realmente inhumanas y costa de sacrificar los dos últimos fines de semana y las noches de por medio conseguí entregar a tiempo mis prácticas. O eso creía…

La pesadilla comenzó ayer cuando estando en una librería comprando un libro para mejorar mi listening japones me llega un mail al movil cuanto menos inquietante… era el profesor de la asignatura que había entregado la noche anterior (hacia unas horas) que había entregado la práctica equivocada que le mandase la correcta cagando leches. Me sorprendió mucho el mensaje que no llegaba a comprender como me había pasado eso, pero cagando leches corrí a casa y en 10 minutos allí estaba delante del ordenador enviando de nuevo la práctica.

Al rato de estar mirando vi lo que había pasado, por una razón que no consigo comprender la semana pasada entregué mi práctica de seguridad en la carpeta de estructura de redes y la noche anterior había entregado en la carpeta de seguridad la práctica de estructuras. Mandé mails como locos a ambos profesores contando la situación, esperando que entre ellos confirmasen mi historia y todo se arreglasé con un susto de pelotas. A las pocas horas recibí un mail de mi profesor de la asignatura que había entregado hace unas horas. Aceptaba mi práctica fuera de plazo, pero el correo con la práctica de la otra asignatura al ser incorrecta la había borrado, solo podía confirmarle al otro profesor la fecha en que había sido entregada. La verdad es que este profesor se enrrolló infinito y le estoy por tanto infinitamente agradecido. Con las esperanza de que todo se arreglase estuve dos días trabajando en la presentación en japonés que tengo mañana.

Hoy ya acostado en la cama me encontraba pensando en como me saldría mi presentación al día siguiente y de vez en cuando un fugaz pensamiento de inquietud por la práctica recorría mi mente y es que últimamente tengo pensamientos en la cama «gracias» a mi insomnio ya que antes ir a la cama para mi era sinónimo de desmayarme ipsofacto sin tiempo si quiera de pensar si había cerrado la puerta o cosas por el estilo… En ese mismo instante mi móvil sonó… se me había olvidado silenciarlo así que ya puestos miré esperando ver cualquier chorrada enviada por alguien desde España ya que parece el horario de España a estas horas la gente en normal Japón ya duerme 😛

La tensión subió cuando vi el asunto del correo: «RE: En relación a la práctica de SXC»… si bien tenía la esperanza de recibir un lo he hablado con el otro profesor mandame la práctica. Todo el mensaje era más o menos así, hasta el último parrafo donde decía que lo sentía mucho pero que a estas alturas no podía aceptar mi práctica. Cualquiera puede pensar que ahora mismo no tengo iphone ya que lo siguiente que hice fue estamparlo contra la pared, pero no, tranquilos, lo único que hice fue decir… vale y apagar el sonido y bloquearlo y darme media vuelta… Pero estaba claro que el rumrum no iba a acabar ahí… tengo que dormir, mañana tengo la presentación es parte de los examenes de la escuela, tengo que estar fresco que la he preparado mucho… Las palabras de Hiroko antes de irse hoy también resonaban en mi cabeza «Si te dicen algo de la práctica no te preocupes ahora, ahora estas con la presentación, vale?» Pues bien… lo siguiente ha sido tras 213 vueltas levantarme del futón y mandarle un correo en el que directamente me arrastro por los suelos pidiendo clemencia al profesor… si bien esta vez no tengo esperanza ninguna de que la cosa acabe bien.

Lo peor de todo es que la culpa es mia y solo mia y no puedo echarselas a nadie. La carrera, mi carrera ha estado llena de zancadillas que me he ido poniendo yo en un 95% de los casos y esta me ha hecho pegarme un hostión de bruces del que ahora mismo no me apetece levantarme, así que aquí estoy a las 3 de la mañana desahogandome contra mi blog, contra vosotros… espero que sepais comprenderlo… en fin, que vida más perra!