Cosas que me sorprendieron trabajando de camarero en Tokyo

Hubo una temporada cuando era estudiante en la que literalmente no tenia ni un duro y trataba de conseguir dinero de cualquier forma. Mi forma de sacarme unas perras fundamental era dar clases de español pero necesitaba mas y entre en un restaurante español a servir comidas y bebidas. Ya había tenido algo de experiencia cuando trabaje con 18 años de camarero en un Foster Hollywood, pero claramente esto era otra cosa. La cuestión es que nunca llego a cuajar del todo la cosa y el dinero que sacaba no era mucho y lo cierto es que era mejor emplear mis esfuerzos en buscar nuevos alumnos que en esto. Pero al menos aprendí una experiencia nueva. Y son estos aspectos que me sorprendiendo los que os quiero contar

  1. Las botellas se descorchan en la cocina. En España solemos descorchar las botellas en la mesa del cliente. Básicamente para mostrarle que acabamos de abrirla y de que no esta rellenada con a saber que. Esto es algo que un japonés no tiene ningún interés en saber, tan solo quiere que se lo lleves listo.
  2. No se puede hacer ruido al descorchar botellas de espumoso. Habiendo aprendido ya la lección anterior abrí un par de botellas de cava que me habían pedido y el cocinero vino corriendo y me dijo que que narices estaba haciendo. Parece ser que el ruido del descorchar el cava es algo que molesta a los clientes y hay que hacerlo bien poco a poco y con un paño para que no se escuche nada.
  3. Cuando sirves una cerveza has de dejarla siempre con una considerable cantidad de espuma. Esto es algo así como 3 dedos de espuma, si la sirves con menos se verá mucho menos apetitosa a los ojos de un nipón medio.
  4. La paella con cuantas más cosas mejor. Aqui sirven lo que llaman たっぷりパエリャ (tappuri paeria) tappuri significa mucho, rebosante. Y es literalmente eso, les gusta una paella que tenga encima muchos «bichos», pero a nivel absurdo, sin embargo debajo tiene poco arroz, insaboro y PASADO. Un ejemplo de esto es la foto que encabeza el artículo, las hay con muchas mas cosas, si no me creéis mirad aquí
  5. No existe un control tan estricto sobre el tema de las mujeres primero. Esto es algo que se aplica a casi todos los ámbitos, los ordenes en Japón se rigen por rangos, no tienen nada que ver con el sexo. Esto podría parecer poco sexista y correcto por tanto, pero al mismo tiempo ocurre que las mujeres no suelen estar casi nunca en niveles altos del rango (pero esto es un tema totalmente distinto).
  6. Al trabajar en restaurantes es muy común que como parte de tu pago estos te den de comer en las horas de trabajo. Esto es algo que también sucede en España, pero hasta donde yo se esto no esta tan extendido por el país ibérico. En Japón es prácticamente una norma no escrita.
  7. Los japoneses son extremadamente eclécticos a la hora de comer. En España solemos seguir un orden de primer plato, segundo y postre. Y estas cosas tienen sus vinos asociados. Incluso de tapas tenemos cierto orden en que tipos de tapas y que beber. Los japonés piden los platos y van variando entre una cosa y otra al azar, cambian entre vinos casi aleatoriamente y pasan del vino a la cerveza, al vino dulce, para luego volver al vino tinto. Son capaces incluso de tomarse un postre y luego una tapa de calamares. Esto me ha llamado mucho la atención.
  8. La comida española que triunfa en Tokyo no tiene porque ser estrictamente comida española de verdad. En el restaurante donde trabajaba la tortilla no tenia NADA que ver con nuestra tortilla. Y un ガリシアのタコ(Pulpo de Galicia) era una especie de ensalada con mayonesa, lechuga y pulpo de lata. El caso es que todas estas cosas chiflaban a los japoneses.
  9. La sangría es el negocio del siglo para cualquier bar español. La gente la pide mucho porque entra sola y se sirve en vasos o jarras donde el 60% es hielo, se hace sin fruta con vino malo, soda y azúcar y se cobra a precio mas caro que el vino. El precio de un vaso que tendrá unos 10-15cl se vendía en mi bar a 800 yenes (unos 8 euros).
  10. Existe una ley que indica cual es el sueldo mínimo que un trabajador ha de cobrar al mes en Tokyo y esto es algo así como 850 yenes la hora (unos 8 euros y medio), pero lo normal es ganar 1000 yenes a la hora. Esto hace que si trabajas como estudiante 20 horas semanales 20 horas a la semana ganes 80.000 yenes al mes (unos 800 euros). Un sueldo claramente insuficiente para vivir dignamente en Tokyo, pero si da para que un estudiante que vive con sus padres se pueda pagar bastantes «caprichitos» al mes.
  11. Los camareros al igual que cualquier otra profesión en Japón no reciben NINGÚN tipo de propina. Se considera que cualquier trabajo ha de estar bien hecho por definición, por tanto no se ha de premiar positivamente ya que es lo que se espera al recibir cualquier servicio o producto. También se considera que el pago que reciben los trabajadores es suficiente y por tanto no sea necesaria dicha propina.

Interesante este mundo en Tokyo, mejor o peor que en España, pues yo diría que los camareros aquí en Japón viven mejor aunque claro no todo es Jauja. Si son trabajadores バイト (baito) como lo era yo no tienen derecho a vacaciones pagadas, podrán cogerse los días libres que quieran pero nunca recibirán dinero por ello, lo mismo sucede si se ponen malos y demás, aunque eso es igual para los trabajadores fijos, yo si tengo un día de baja o bien me cojo un día de vacaciones o no cobro ese día.