Dos semanas después me sigo sorprendiendo cada día

Hoy se cumplen mis dos semanas por aquí y la verdad es que se ha pasado volando, ya os contaba el otro día mi extraña percepción del tiempo estos días. Aunque ya son 14 días los que estoy por aquí, aún sigo viendo cosas que me llaman la atención día a día.

Voy a contaros algunas de ellas:

Bollos

Estos bollos nos lo mando la madre de Hiroko, los tenemos en el congelador y es lo que desayunamos. Esa familia sabe como ganarme, por el estómago 😉

Vaso de agua

Cuando te sientas en un restaurante, automáticamente a la vez que te traen la carta te traen un vaso de agua fría. Luego tienes al lado una jarra de agua para ir rellenandolo cuando quieras (a veces es te, en vez de agua). Esto es gratuito y no esta nada mal visto que pidas así y ningún refresco (de hecho suele ser lo habitual).

Comida

Esto es algo de comida un poco así en plan occidental, la verdad es que tenía la calidad de un buen restaurante y estaba muy bien servido, pero te cobran unos 7-8 euros. Aquí se ven muchas más variedades de setas que en España, seguro que haría las delicias de mi padre y mis tíos, grandes buscadores de setas ellos 😉

Matcha Latte

Existe un tipo de te muy famoso en Japón que se llama Matcha, y también sirven el Matcha Latte, que es el te éste, pero con leche, un color cuanto menos curioso ¿no?

Chuches

Aquí también se ven chucherías, pero es más raro verlas. Estas en concreto son del carrefour y fueron compradas por una sobrina de Hiroko sin que su madre se diera cuenta, como en su familia nadie las come me las mandarón a mi. Por cierto son de España, Valencia concretamente.

Últimamente y aprovechando que compramos una botella de un litro de aceite de oliva virgen extra estoy aprovechando a hacer platos un poco más españoles, estos son los que hice ayer y hoy:


Comida gaijin
Comida gaijin