Las vueltas que da la vida

Hace no mucho que se cumplieron 8 años desde la primera vez que pisaba el territorio japones, yo con mis 22 añitos lo contaba aqui y lo reescribi adecentandolo y poniendo fotos un poco unos años despues aqui. Os voy a pegar la entrada original aqui para que podais echarla un ojo tal y como salio del tostaero:

Bueno estamos aqui en Japon y estamos vivos. El teclado esta lleno de caracteres raros y es dficil de escribier, pero bueno intentare no poner muchas cosas mal, pero tampoco tengo tiempo de revisarlo que quiero ir a conocer Japon que aun no hemos visto nada.

Resumiendo el viaje laaarguisimo! Pero bueno lo cierto es que nos daban bien de comer y nos mimaban y teniamos una pantalla individual para cada una en la que elegiamos una de las muchas pelis que habia para ver. Yo entera solo vi la nueva de Almodovar que no se ni como se llama. Cuando llegamos a Japon estabamos reventados pero felices, eso si en el avion no hemos conseguido dormir apenas. Aqui en Japon hace mucho calor y mucha humedad, por lo que es bastante agobiante, no paras de sudar y luego todos los edificios tienen el aire acondicionado a tope.

Despues de llegar perfectamente y sin problemas a Shinjuku que es donde necesitabamos ir, tuvimos que andar una hora y preguntar miles de veces hasta conseguir llegar a nuestro destino. Ya nos lo han contado todo, nos han dado las llaves hemos pagado y nos dejan usar ordenadores gratis asi que de vez en cuando que pasemos por aqui entraremos a conectarnos y escribir algo. Ahora vamos a llamar a un par de amigas japonesas y a un chico de espa;a qeu estan aqui a ver si vamos a dar una vuelta. Pero antes tenemos que ir a dejar la maleta en nuestra casa… buff estoy destrozado… En Madrid son las 9 de la ma;ana segun mi ordenador

Bueno de momento no tengo fotos para poner a ver si nos compramos una camara ya.

Mata ne!

Leer esas palabras me remueven por dentro. Me hace recordar como fue mi primer vuelo fuera de Europa, como se me desencajo la mandíbula al ver Shinjuku y me parto ahora al recordar que estábamos en medio de Shinjuku preguntando por el edificio Mori y es que resulta que en Shinjuku hay unos 30 edificios con ese nombre.

En las siguientes 3 semanas estuvimos viviendo en Japón, aprendiendo, riendo, viendo y sin dejar de sorprendernos a cada segundo que pasaba. Estas sensaciones las añoro muchísimo y es por eso por lo que me gusta acompañar a gente en su viaje a Japón por primera vez y poder ver sus caras de ilusión ante cosas que para mi por suerte o desgracia se convirtieron en cotidianas.

En una de las visitas que hicimos dimos un paseo desde la estación de Tokyo, los jardines imperiales hasta la torre de Tokyo y luego a Roppongi. En cada momento pensaba que esta seria una experiencia unica, que Japón estaba muy lejos y que tenia que guardar cada momento en mi retina porque esto seria algo que no volvería a ver. Cuando estaba bajo la torre de Tokyo, recuerdo pensar que molaba, pero que me quedaba con la torre Eiffel a pesar de ser de los franchutes y que como podia ser mas grande que la parisina, si la de Tokyo parecía mas pequeña… Lo importante es que comparti quizá una hora que pensé que iba a ser unica en mi vida con la torre de Tokyo y atesore ese recuerdo en mi memoria y mi corazón como un tesoro.

5 años después de pisar por primera vez Japón acabe volviendo a pisarlo, pero esta vez no de visita si no para estar un año y luego veríamos como iban las cosas. Si leéis mi blog ya lo sabéis, pero ahora mismo trabajo aquí en Tokyo, a la sombra de la misma torre de Tokyo con la que pensé que solo compartiría una hora de mi existencia. Todos los días al ir al trabajo la veo y no pasa una semana sin que pase por debajo de ella al tener que is a una oficina de algún cliente. Y mientras paso por debajo no puedo dejar de repetirme en mi cabeza.

Las vueltas que da la vida.

Nota: La foto que ilustra la entrada la hice el sábado por la tarde desde las oficinas de unos clientes… Las vueltas que da la vida macho 😉