Magia Potagia

Así se llamaba un curso de magia que se vendía por fascículos en lso kioskos, guiado por Juan Tamariz, por aquel entonces yo era gran admirador suyo (aun lo soy pero no con aquella fuerza de entonces). Yo era un chavalito realmente canijo que disfrutaba con la magia, quienes me conocen saben de esta afición mía, quienes me conocen cuando era canijo vaya. Resulta que vi este coleccionable en el kiosko, el número uno, venía con un video… no me pude resistir con mis ahorros lo compre y me emocioné era genial y vendrían 7 videos más y otros tantos fascículos como artilugios para hacer magia. Echando cuentas calcule que la colección completa costaría 70 mil pesetas de entonces, y que para mis 10 años se salía de presupuesto. No me quedaba otra que ver el video cientos de veces, me se ese video de memoria. No olvidare la actuación del gran Mago Migue en ese video 😀 El caso es que los trucos que venían en el primer fascículo eran muy básicos, el único así decente era uno en el que salían las cartas ordenadas y tal cual… pero no era gran cosa.

tamariz

No obstante en el video Juan Tamariz realizaba un truco en el cual una persona cogía una carta al azar y el se la sacaba de la punta de la lengua, haciendo la típica gracia de lo tengo en la punta de la lengua, la gente se reía y el sacaba la carta. Realmente visual el truco y muy rápido. entonces yo cogí el mando a distancia pa alante y pa atrás hasta que dije aaaacabaramos, así que era eso, me costo cogerlo porque Juan es realmente bueno. Entonces lo practique, me fabriqué mi propia carta en miniatura y se lo hice a un montón de gente, era increible, ese truco si lo haces bien tiene mucho efecto y en un niño de 10 años debía impresionar más.

Resulta que fuimos a un campamento de mi grupo scout y ese campamento se englobó dentro del marco simbólico del circo, cada uno eramos algo del circo y hacíamos una actuación delante del resto de gente, yo era como no, el mago. Iba a hacer mi truco estrella, la carta en la punta de la lengua, lo hice… pero mal, la cagué y encima me hicieron repetirlo para que no me sientiera mal siendo claro el «engaño» o truco.

Esto hizo que dejase la magia de lado, guarde mis cintas en las que grababa actuaciones que salían en la tele (antes no habia internet :P), y olvidé un poco el tema. No obstante fui a ver un par de actuaciones del mago Migue de nuevo y vi lo que había mejorado. También conocí a Juanjo que tenía la colección completa de Magia Potagia que me prestó, por cierto aún lo tengo Juanjo 😛 Otra cosa que me hizo casi, casi recaer en el mundo de la magia fue cuando entré a trabajar en tratecnica, donde conocí a un chico que era mago, y de verdad no como yo, era realmente bueno y reavivó en mi las ganas de hacer magia. Más tarde me lo volví a encontrar en una actuación.

Pero lo último en reavivar mi afición maguil ha sido este blog, la magia del asombor, es un blog de magia, el autor cuelga videos de magos famosos y son una auténtica delicia, os recomiendo el blog a todos, ya que a todos nos gusta la ilusión y es lo que nos dan en este blog, un blog original, nada de aburridas bitacoras personales ni de gadgets de las que ya hay a patadas.

No se quien dijo que un bebe al nacer, siente que todo es nuevo para él y todo le asombra, con el paso del tiempo cada vez vemos más cosas, y menos nos asombrán, la magia nos devuelve a nuestro estado de recien nacidos, pues hace que todo nos asombre y por tanto con la magia volvemos a nacer.