Sobreviviendo a la primera semana

Gato

Se ha cumplido ya la primera semana de clases, si bien fue un poco light porque el lunes era festivo eso no quiero decir que no haya sido para nada intensa. Ya os conté como fue mi primer día, me parecía un poco cansino hacer uno de cada clase así que lo vamos a ver el resúmen de la semana:

Las clases fueron más o menos como las del primer día, son unas clases muy participativas en las cuales repetimos y repetimos sin parar. Yo creo que la intención es que salgamos de ahí con las cosas medianamente aprendidas y luego solo tengamos que repasarlas en casa. Se que el ritmo ira avanzando y avanzando hasta volverse frenético, por lo que me han contado otros alumnos de cursos superiores.

En la clase se van creando ya sinergias, por supuesto en gran parte divididas por nacionalidades. En partícular yo tengo debilidad por los italianos que me caen realmente bien, uno de los koreanos con el que la comunicación es meramente en japonés también me parece un tio realmente agradable, así como una suiza que la pobre vino aquí siguiendo a su novio que estudia japonés y esta un poco agobiada con el ritmo de la clase.

Al mismo tiempo que estoy yendo a las clases trato de seguir el ritmo de la universidad y tratar de escribir en los blogs en los que escribo. De momento el ritmo de la uni no esta yendo mal del todo, ya he entregado mis dos primeras prácticas y ya tengo el resultado de la primera, una B, no era muy difícil la verdad 😛 El domingo tengo otra entrega y el lunes tengo examén de japonés, concretamente de hiragana, como ya comenté voy a por el 90% para intentar disfrutar de todas las ventajas de la escuela. De modo que el fin de semana se presenta completito :S

La foto de la portada es un gatico bien majo que se pone siempre en la puerta de un restaurante de sushi que esta al lado de casa, os dejo con alguna fotillo más, para que no sea todo texto rollo:

Gato
El gato de la puerta de sushi.
Tenpura
Por fin comí tenpura, esto era tendon (un bol de arroz con tenpura). Esto llevaba dos gambas gigantescas y verduras, además de arrozaco con algo de salsa, la sopa, y por supuesto nos rellenaban el vaso de té cada vez que lo vaciabamos, todo ello por 580 yenes, poco más de 4 euros. Me encanta comer en Japón 🙂
Kimchi
Otro día comimos bibimba, un plato koreano y estos fueron los entrantes que nos trajeron. Y una sopa que tampoco salía en la foto.
Bibimba
Y aquí el plato koreano en si, verdura, carne, huevo, arroz y salsa, todo ello en un bol de piedra caliente que hace que la comida se siga cocinando en la mesa (y que este ardiendo). Todo esto por 700 yenes (unos 5 euros), incluido claro agua a tutiplen y algo que suele ser típico en los koreanos (al menos en los dos que he estado desde que llegue), nos dieron un chicle al salir.

El lunes os contaré que tal ha ido el fin de semana y el exámen, porque el fin de semana en si no creo que sea demasiado interesante, tan solo será estudio, estudio y un poco más de estudio, como dice el sabio ikusuki menos ganbitear y más ganbatear.